miércoles, 22 de enero de 2014

El frío ya no existe. Bolsas de semillas y huesos, mantas eléctricas...

Decir que "el fío no existe" en boca, o en este caso en letra, de una persona que no tiene calefacción en casa es mucho decir. Pero es que resulta que precisamente por eso tengo un armamento de utensilios que me dan mucho calorcito. Algunos están casi olvidados, otros os sorprenderán.
 

Sí, vaya novedad, unas zapatillas o más bien botas de andar por casa. No lo son, pero sí que son confortables y calentitas. Las tengo desde el pasado año y no he vuelto a tener frío por casa. Y de algo habitual pasamos a una gran sorpresa que me trajeron SS.MM los Reyes Magos de Oriente. Saben que soy muy friolera y mirad que inventazo: una capa eléctrica
 
 
Es como una bata manta pero con seis niveles de calor. Y lo mejor es que además de ser suave y cómoda te puedes hacer mangas, como se ve en la foto, y desenchufarla cuando quieras y mantiene un buen rato el calor. Así que lo de ir al baño ya no es un acto de valentía invernal.
 
 
Sí. Soy muy friolera y los Reyes, como son Magos, me conocen muy bien, porque cada año me regalan algo para que me de calor en las noches de invierno. ¿Qué me decís de esta manta eléctrica tamaño cama? Tiene nueve niveles de temperatura.
 
 
En Navidades durmió una amiga en casa y cuando se despertó no me dio los buenos días, si no que me dijo "Quiero una mantita como esta". ¡Pero tengo muchos más inventos que dan calor sin necesidad de enchufar!
  
 
 Esta es una bolsa de semillas de lavanda. La caliento cuatro minutos en el microondas y le dura el calor muchísimo tiempo 8nunca lo he cronometrado) La uso para ponérmela alrededor del cuello y es genial para los dolores de cervicales o de hombros. Y también tengo otra similar pero de huesos de cerezas.
 
 
 
 
Esta la uso cuando me tumbo en el sofá, en los pies y no os imagináis el placer que me da tener los pies taaaan calentitos. Luego la vuelvo a calentar ¡y a los pies de la cama! Y como en mi cama somos dos y colchón es muy largo, por lo que las mantas eléctricas no lo cubren entero, aquí tenéis el objeto más tradicional y efectivo de todos. Una bolsa de agua.
 
 
Me recuerda a casa de mi abuela y es un invento estupendo porque por la mañana aun está templada. Y, como colofón, y para que no penséis que vivo en un iglú os enseño el último aparato de calor que tengo por mi casa, una estufa de gas. Es inteligente y se apaga sola cuando detecta demasiado monóxido de carbono, así que cada hora y pico se apaga sola y no hay peligro de "muerte dulce". En teoría... 



Puedo prometer y prometo, como diría aquel, que ninguna de estas cosas me las he comprado yo. La gente que me conoce bien me lo ha ido regalando. Así que hemos matado dos pájaros de un tiro, porque ya tenéis ideas para próximos regalos. ;))

Recuerda que el frío no existe... si somos más rápidos y listos que él. Jiji

¡Que paséis un Gran día!
¡¡Besazos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips