lunes, 4 de noviembre de 2013

Cumpleaños Feliz... y ¡delicioso!

Hace unos días fue mi cumpleaños y lo he celebrado varias veces ya; una de ellas, ayer, invitando a comer a mi casa a unas amigas. Era una de esas veces que, no sé por qué, pero me apetecía mucho, muuuucho hacerlo todo yo sola. Otras veces hago una barbacoa, o cosas fáciles: compro unas empanadas... no sé, mil cosas. Pero esta vez quería hacerlo todo casero, y ¡así fue! Eso sí, vaya trabajazo, ¡pero qué orgullosa!
 


El mantel tiene unos 40 años (del ajuar de mi madre) y la vajilla me la regalaron por mi Boda estas mismas invitadas y me encantaaaaaaa.
 
De entrantes hice varias cosas de picoteo y, entre ellas, un rollo de queso de cabra con nueces y otro con arándanos (especialidad de mi madrina en Navidades que ya os explicaré otro día porque es súper fácil y está buenísimo). Y de plato fuerte cociné una de mis especialidades: berenjenas rellenas. Las hice de dos clases; unas de setas y otras de carne.
 
Y de postre: ¡Tarta de zanahoria! Es una de mis favoritas y nunca había hecho una tarta. Nunca. ¡Pero me puse a ello! De eso se trata lo que pretendo con mi vida y con este blog, ¿no? ¡Se trata de dar pasos, de ponernos a hacer cosas! Además ha sido muy fácil. Con muchos ingredientes pero muuuuuy fácil. Si queréis, aquí os explico cómo la hice:
 
- 4 zanahorias grandes
- 200 gr azúcar (Yo usé 125 de edulcorante porque un invitado era diabético)
- 2 puñados grandes de nueces (partidas en cachitos pequeños)
- 250 gr de harina
- 3 cucharaditas de levadura
- 1/4 cucharadita bicarbonato
-1 cucharadita de canela en polvo
- 1 cucharadita de jengibre en polvo (Si no tienes, no creo que pase nada. Apenas se nota)
 
                                   
 
Primero rallé las zanahorias y lo eché en un bol bien grande. Bueno, en verdad, usé una ensaladera. Fui echando todos los demás ingredientes y lo mezclé bien.
 
                                   
 
Y una vez mezclado... le añadí el resto de ingredientes: aceite y huevo. Usé esa botella de aceite de oliva que os habrá extrañado en la foto de antes (unos 150 centilitros) junto con 4 huevos batidos. Primero batí los huevos y le añadí el aceite. Y una vez homogéneo... Lo mezclé tooooodo y ya está


 
Al horno (precalentado a 180 grados) unos 40 o 45 minutos. Mi horno tuesta demasiado y tiende a quemar las cosas, así que lo dejé 15/20 minutos para que "creciera" y luego le puse papel de albal por encima para que no se quemara. Cada una sabrá lo que tiene que hacer con su horno... Y si no lo sabes, ve mirando y si ves que se pone oscurito, le tapas con albal. El problema es que así no sube mucho... ¡Pero sabe igual de bueno! 

 
¡Voilà! Aquí está el resultado. Está bueníiiiiiisimo con chocolate blanco por encima (Nocilla es fácil y perfecto) pero como yo tenía un invitado que es diabético no le podía poner azúcar. Así que, para los demás, helado de turrón de acompañamiento. Mmmmmmm... lo comí ayer y después de escribiros esto tengo ganas de volver a comerlo.
 
Pero lo mejor del cumple no fue la comida, si no el orgullo de haberla hecho yo misma, y, por supuesto, por encima de todo, ¡la compañía! ¡Chicas, sois un 11! Y el pinche de cocina un 12 ;)
 
Y recuerda que lo que si no lo has intentado... ¿Cómo o vas a saber si sabes o no hacerlo? ¡Inténtalo!
 
¡Qué paséis un Gran día!
¡¡Besazos!!

2 comentarios:

  1. Que mesa tan bonita me gusta mucho la manteleria y la vajilla.
    Y esa tarta tiene una pinta fantastica dan unas ganas de comerla , y tienes razon hacerlo tu misma tiene mucho mas valor.Gracias por la receta este fin de semana creo que la hare y enhorabuena y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mantelería ya digo que es única y hecha hace 40 años o así... La vajilla es de ZARA Home, pero del año pasado. Aunque este año tienen una de ese estilo también preciosa! Son ediciones especiales, pintadas a mano pero aptas para lavavajillas. Geniales!!

      Eliminar

Blogging tips