sábado, 12 de octubre de 2013

¿Queremos ser como Pretty Woman?

Puedo asegurar sin ningún miedo a equivocarme que todas nosotras hemos visto unas cuantas veces y hemos disfrutado con esta película: Pretty Woman. Y mañana muchas la veremos de nuevo, en la "sobremesa" de Telecinco. Os habéis preguntado alguna vez ¿por qué nos gusta tanto?. Si la analizamos objetivamente se trarta de un señor que contrata los servicios de una prostituta... Pero he aquí el quid de la cuestión. Ella es monísima y simpatiquísima. Él es terriblemente atractivo y sólo quiere su compañía, no sexo. No me cuadra. Para nada. Y encima le compra cosas caras, muuuy caras.


La defiende ante quien reconoce lo que es: una prostituta... Recordemos la escena de las tiendas que tanto nos enfada; chicas ¡que es una tienda de lujo!

 
Piensa si tú fueras la dueña, encargada o dependienta... ¿Qué harías?... ¡Pero mira qué pinta lleva!
 
Y todo termina con un Felicísimo final: La puta se va con el hombre rico, que está locamente enamorada de ella. ¡Y todo en pocos días!
 
 
Y luego nos preguntan por qué creemos en los cuentos de hadas... Hemos visto una y mil veces esta peli y creemos en su argumento... ¿A cuántas prostitutas les ha pasado lo mismo?!?!?!
¿Habéis pensado en los hombres viejos, antipáticos, gordos y malolientes con los que se habría tenido que acostar antes de Richard Gere? ¿Alguna de nosotras pasaría por ello para encontrar a su "Principe Azul"?. Yo noooooo. Y, habéis pensado ¿como sería "Pretty Woman 5 años después"?.
 
Nos gusta soñar con estas historias de amor, soñar por un par de horas que la vida puede ser TAN rosa. Pero la vida no es así. Es de muchos colores, a veces depende del día. Pero nuestra vida es la NUESTRA. Podemos intentar cambiarla, mejorarla, pero no esperar a que nos surja la Felicidad caída del cielo. Lucha por lo que quieres, ama lo que tienes, busca lo que crees que necesitas... pero nunca te frustres fijándote en lo que a otros les pasa y a ti no. La vida es como es, y punto. Muchas veces no es justa. Pero la tuya no es mejor ni peor, es distinta. Intenta cambiarla si de verdad no te gusta. No esperes... levántate y lucha.
 
Por lo que he escrito puede que penséis que no me gusta o me da manía esta película, pero es tooodo lo contrario. La he visto decenas de veces y ¡me encanta! Pero lo he pensado...y no me gustaría ser ella, para nada, no querría estar ni por un sólo segundo en el lugar del personaje que interpreta Julia Roberts. Y a tí tampoco.
 
Mañana tal vez la veas, (yo seguro) y muchas veces más, pero piensa que no tienes que envidiar nada de nadie, nunca... No sabes lo ese otro al que envidias lleva por dentro. Disfruta siendo TÚ.
 
¡Qué paséis un Gran día!
¡¡Besazos!!

2 comentarios:

  1. Me parece estupendo tu consejo pienso exactamente lo mismo cada uno tiene que luchar por lo que quiera pero nunca de esa manera.
    Un saludo Lucia

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta reflexión. Personalmente nunca me ha gustado Pretty Woman. Más que nada, porque Richard Gere me parece inexpresivo jajajaja
    Un besazo guapa!

    http://ojosdezombie.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Blogging tips